#Opinión ¿Maduro ganó tiempo mientras la oposición se desgastó?

42
Juana de Arco, Referencial.

Juana y punto… 08.09.2019

BASE DE OPERACIONES BINACIONAL: El pasado 29 de agosto un número reducido, pero no menos importante, de integrantes de las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), encabezados por los guerrilleros Iván Márquez, Jesús Santrich y Hernán Darío Velásquez (El Paisa) anunciaron que iniciarán una nueva etapa de la lucha armada. Se trató de un mensaje muy peligroso no solo para Colombia sino para Venezuela y toda América Latina. El hecho revela, entre otras cosas, que estos sujetos nunca se desarmaron y que el Acuerdo de Paz que firmaron en La Habana -en noviembre de 2016- fue solo una manera de ganar tiempo y distraer a la comunidad internacional para ir armando la trastada con el régimen que lidera Nicolás Maduro. Este proceso de “rearme” coincide con una Venezuela empobrecida, desmovilizada, con hambre, enfrentando miles de calamidades y con una oposición desarticulada. No se trata de una casualidad, es el resultado de un sueño que siempre acuñó Hugo Chávez Frías: contar con una base de operaciones binacional que a tiro limpio enfrenten los peligros que amenazan a su “revolución bonita”. Iván Márquez y sus compañeros de armas tienen razones de sobra para volver a la guerrilla: cuentan con los recursos y las autoridades del Estado venezolano, con el dinero del narcotráfico, con las riquezas del Arco Minero y lo más importante, con la inacción de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), en consecuencia, Venezuela significa para ellos el paraíso ideal para retomar sus andanzas delictivas y si llegaran a pactar con los integrantes del Ejército de Liberación Nacional (ELN), los primeros recaudadores de oro en el estado Bolívar, Amazonas y Delta Amacuro, convertirán las fronteras en una gigantescas zona de conflicto armado. Hace ya varios años Hugo Chávez, desde el Palacio Federal Legislativo pidió que las FARC fueran reconocidas como un partido político beligerante. “Son verdaderos Ejércitos, son fuerzas insurgentes, no son terroristas”, dijo el comandante. Hace pocos días Nicolás Maduro los llamó “líderes de paz” y dijo que eran bienvenidos en el Palacio de Miraflores. Vale preguntarse cuántos hombres y mujeres, tanto venezolanos como colombianos, ya han reclutado para esta causa, cuál será la procedencia de las armas que mostraron durante el video, desde qué territorio se encuentran operando y cuál será la reacción del Consejo de Seguridad de la ONU ante este grave hecho. En conclusión, lo sucedido no se puede subestimar y tampoco nos puede distraer, si llegara un Gobierno de transición a Venezuela este grupo de bandidos pasará a la ofensiva, no cabe la menor duda que la violencia está por estallar.

Imagen referencial.

FRACASO EVIDENTE: La reaparición de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia- Ejército del Pueblo (FARC), a juzgar por los expertos, representa un retroceso político de más de medio siglo. Las acciones de estos grupos armados generarían consecuencias tan nefastas que ya no tendría sentido, por ejemplo, mantener el diálogo promovido por el Gobierno de Noruega. Si, gobierno y oposición, vuelven a sentarse en la mesa de Barbados será para jugar al amigo secreto. Ya ha quedado demostrado que Maduro, una vez más ganó tiempo y la oposición se desgastó mucho más. El diálogo fracasó, solo falta que lo anuncien públicamente.

HUELE A HUELGA: No es un secreto para nadie que la inflación se ha devorado el salario de los trabajadores venezolanos, especialmente el de los que laboran en la administración pública. Los empleados y obreros del sector salud y educación ya no aguantan más y es por ello que no descartan el llamado a un paro escalonado o una huelga indefinida. Sin tomar en cuenta el impacto negativo que ello tendrá en la educación de jóvenes y niños, Aristóbulo Istúriz, Ministro de Educación, llenará los cargos vacantes con jóvenes, casi analfabetas, de la Misión “Chamba Juvenil”. Lo cierto es que el comienzo del año escolar está en peligro y además ya no habrá un centro de salud del sector público a donde acudir.

EL “GRAN” CASO: La corrupción que se ha practicado en la Venezuela de los últimos 20 años es de tal magnitud que, al menos en Transparencia Venezuela, la denominan “El Gran Caso”. En esta ONG aseguran que el despilfarro y el robo cometido durante el régimen de Hugo Chávez y Nicolás Maduro no tienen precedentes en la historia mundial. Se estima que durante los últimos 20 años Venezuela ha tenido ingresos por el orden de un trillón de dólares y buena parte de esos recursos han ido a parar a los bolsillos y a las cuentas bancarias de quienes encabezan la Cleptocracia nacional. Esta red de corruptela, amparada por el TSJ y todos los organismos del Estado, es tan compleja que requerirá, para ser investigada, la participación de expertos extranjeros como los del FBI u otras agencias de investigación criminal. La Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional, calcula que lo saqueado alcanza la cantidad de 300 mil millones de dólares que se han perdido haciendo negocios sucios en por lo menos 69 países del mundo. Ni con cadena perpetúa podrán pagar el daño que le han hecho a la Nación.

A CUCHILLO LIMPIO: Desde hace varios hay una nueva pelea a cuchillo dentro de la oposición venezolana: esta vez se enfrentan Henry Ramos Allup y Carlos Ocaríz por el cargo de coordinador político del Presidente encargado, Juan Guaidó. El que sea elegido en este cargo deberá encargarse, entre otras cosas, de las giras que hace por el territorio nacional la pareja presidencial. Cabe destacar que el nombramiento de Ramos Allup, si se llegara a concretar, tiene incluido, como asistente, a Oliver Blanco, ese muchacho que con solo un bachillerato ha sido Director de Comunicaciones de la Asamblea Nacional, jefe de medios de Diana D’Agostino, amigo de Diego Arria y propietario de un portal de noticias.