En el Día Internacional del Médico es propicio reflexionar sobre la situación de galenos en Venezuela

El 3 de diciembre se conmemora, desde que fue acordado en 1946 por la Confederación Médica Panamericana, el Día Internacional del Médico, que reivindica el aporte del médico cubano Dr. Carlos J. Finlay, al descubrimiento del Aedes Aegipty como transmisor de la Fiebre Amarilla.

El médico cubano Carlos Juan Finlay Barrés nació el 3 de diciembre de 1833 e hizo un descubrimiento de trascendencia mundial que salvó a millones de personas en todo el mundo, mayoritariamente en América Latina. De ésta forma, evitó la muerte de muchos ciudadanos y quedó marcado en la historia como “el hombre mosquito”, sus críticos comenzaron a llamarlo así pero después fue con un sentido positivo.

Lea también: ¡Poder a la gente! Dudamel, Herbie Hancock y Patti Smith tocarán juntos por las causas sociales

El Día del Médico es una fecha muy importante en el día a día como en el ámbito profesional, ya que éstos trabajadores son un eslabón clave en la vida humana, porque sin ellos durante una emergencia médica, no tendríamos a nadie que nos salve. Además, la medicina es una noble profesión que vela por la vida de todos, sin importar religión, género o característica.

Al celebrarse este día es propicio levantar la voz por los galenos venezolanos quienes, en medio de una crisis económica, política y social, siguen luchando por salvar vidas en el país sin disponer de los recursos necesarios, con sueldos ínfimos y sin seguridad. Es momento de reflexión y disposición para ayudarlos a ayudar.