¡Hallacas a $1! Comerciantes se refugian en los dólares para defenderse de la hiperinflación

“Oferta. Hallacas, 1$”, se lee en el cartel que los Paz colgaron en la camioneta familiar para vender el platillo navideño por excelencia en Venezuela. El dólar, proscrito durante 15 años, corre libre mientras el gobierno aplica un agresivo ajuste.

Ante el alza de precios y la depreciación del bolívar (98,3% en 2019), los venezolanos se refugian en el dólar.

“Es una manera de defendernos”, afirma Rosmary Paz, de 26 años, al servir una hallaca (una especie de tamal) en una avenida de Caracas, reseñó en un trabajo el portal Sumarium.

Lea también: Black Friday venezolano se impone en centros comerciales, agencias de viaje y emprendedores

Proliferan tiendas de productos importados etiquetados en dólares y el billete verde incluso rueda en zonas populares.

“La gente viene y paga en dólares”, dice Junior Nieves en su pequeño comercio de alimentos en El Valle, una barriada caraqueña.

Sin liquidez, con la producción petrolera en caída libre y sanciones de Estados Unidos, el presidente Nicolás Maduro se ha visto forzado a aflojar los controles de cambio y de precios reinantes en la era chavista.

Maduro había mantenido el control absoluto de la economía ejercido por el líder socialista Hugo Chávez (1999-2013), con expropiaciones y fiscalizaciones para obligar a bajar precios, pero sin la poderosa chequera que le permitió a su predecesor sustituir producción nacional con millonarias importaciones.

Primero el derrumbe de los precios del crudo y, luego, el de la producción petrolera (de 3,2 millones de barriles diarios hace una década a unos 700.000 actualmente) volvieron insostenible el modelo: la escasez de alimentos se hizo crónica, la inflación explotó y la moneda local, el bolívar, se diluyó.

Ahora dejar hacer es la consigna: “No te voy a controlar, no te voy a expropiar, no te voy a castigar por el precio que vas a cobrar, pero eres tú el que va a poner el capital”, dice el economista Luis Arturo Bárcenas.

A la vez, el gobierno, criticado durante años por su indisciplina fiscal, viene recortando gastos y restringiendo créditos al aumentar los fondos que la banca respalda ante el Banco Central.