Aníbal Sánchez: «Qué se necesita para ser Rector del CNE” y qué deben hacer una vez nombrados

Muchos hablan, proponen y critican el Sistema o Mecanismo Electoral al momento de unas elecciones o al realizar la selección de cargos; “pero han reflexionado sobre cuáles son las funciones y quiénes integran el Poder Electoral en Venezuela para luego poder exigir fiel cumplimiento”. Asi lo expresó el analista político y consultor electoral, Aníbal Sánchez Ismayel.

El Artículo 296 de la Constitución deja él preámbulo de cómo debería ser: “el Consejo Nacional Electoral (CNE) estará integrado por cinco (05) personas no vinculadas a organizaciones con fines políticos; tres (03) de ellos postulados por la sociedad civil, uno (01) por las facultades de ciencias jurídicas y políticas de las universidades nacionales, y uno (01) por el Poder Ciudadano”.

Los tres integrantes, postulados por la sociedad civil, en realidad terminan siendo nueve (09), seis de estos son suplentes en secuencia ordinal, y cada uno de los designados a rector entre los presentados por las universidades y el Poder Ciudadano tendrá dos suplentes.

Sánchez, no es muy apegado a hablar de equilibrios o fórmulas para la constitución del cuerpo directivo, de un poder electoral que en su esencia debería estar integrado por personas conocedores del área sin que exista una especialización o título universitario de Ingeniero Electoral en el pais; esta persona independiente, deben ser de una conducta intachables, probó, y en este caso debe transmitir o generar confianza, sobre lo que sería su gestión. “Esto debe aplicar para cada uno de los rectores” porque recuerdo que la Junta Nacional Electoral, la Comisión de Registro Civil y Electoral, y la Comisión de Participación Política y Financiamiento, órganos que constituyen parte del Poder Electoral, cada una de ellas es integrada por tres (03) rectores principales o suplentes; son presidida por uno de los rectores principales entre los postulados por la sociedad civil, y los otros dos rectores principales se incorporan en uno de estos órganos, correspondiéndole el tercer puesto en cada uno a los tres (03) primeros suplentes, por lo que en la realidad serían ocho los rectores activos. “Dentro de los organismos que guían y llevan la supervisión de las actividades esenciales como sería el proceso eleccionario; el registro de ciudadanos y electores; las relaciones con las organizaciones con fines políticos”.

En este punto, destacó la importancia de ello y hace un llamado a activar la figura del Consejo de Participación Política como estipula el artículo 34 y 35 de la Ley del Poder Electoral, donde los representes de las organizaciones o partidos que obtengan mayor votación son convocados a este directorio, con derecho a voz y no de voto; esto significaría un avance al hablar de participación, comunicación y transparencia.

Los integrantes del Consejo Nacional Electoral durarán siete años en sus funciones y serían elegidas por separado o en tiempos distintos: los tres postulados por la sociedad civil al inicio del período de la Asamblea Nacional, y los otros dos a la mitad del mismo. Quedando claro que su designación por la Asamblea Nacional es con el voto de las dos terceras partes de sus integrantes, lo que obligaría a un ejercicio de entendimiento y consenso sobre los nombres a elegir entre las listas de los presentados por el Comité de Postulaciones a la plenaria, existiendo el antecedente de que al no poder lograr esta votación el Tribunal Supremo se aboque y ante la omisión legislativa termine el nombramiento.

Los integrantes del Consejo Nacional Electoral, una vez juramentados e instalados, escogerán de su seno a su Presidente de conformidad con la ley; estos solo serán removidos por la Asamblea Nacional, previo pronunciamiento del Tribunal Supremo de Justicia.

Según el Artículo 9 de la Ley Orgánica del Poder Electoral (LOPE) los rectores electorales deben cumplir con los siguientes requisitos:

  1. Ser venezolanos mayores de treinta (30) años de edad y estar en pleno goce de sus derechos civiles y políticos. En caso de ser naturalizados deben haber transcurrido al menos quince (15) años. “Pero estos no podrán presidir el órgano electoral”, aclaro.
  2. Haber obtenido un título universitario, y por lo menos diez (10) años de graduado o el haber estado en el ejercicio de la actividad profesional durante el mismo lapso. Preferentemente, tener experiencia o estudios en el área electoral.
  3. No estar incurso en alguna de las causales de remoción señaladas en la presente Ley.
  4. No estar vinculado a organizaciones con fines políticos.
  5. No haber sido condenado penalmente con sentencia definitivamente firme por la comisión de delitos dolosos en los últimos 20 años.
  6. No tener parentesco hasta tercer grado de consanguinidad y segundo de afinidad con el Presidente de la República ni titulares de entes postulantes.

Los rectores electorales del CNE no podrán postularse a cargos de elección popular mientras estén en el ejercicio de sus funciones. El ejercicio de sus funciones es a dedicación exclusiva, no podrán ejercer otros cargos públicos o privados, salvo en actividades docentes, académicas, accidentales o asistenciales.

En cuanto a los temas principales a que deberían abocarse de forma inmediata y que podrían incidir en: lograr mayores garantías de transparencia; condiciones que permitan una competitividad de forma justa o equilibrada; que brinde resultados ajustado a la manifestación de voluntades con el reconocimiento necesario; son muchos, pero indudablemente lo que tiene que ver con el Registro de Electores, el tema de los derechos de las Organizaciones Políticas y Candidatos a participar, el tema del Servicio Electoral “el cual según ley se selecciona el primer trimestre de cada año”, lo referente a las misiones de observación calificada y no solo el acompañamiento, aclarar la incorporación de auditores externos en las auditorías, son solo alguna pues para Sánchez, muchos de estos puntos se cubren con solicitar la certificación del proceso de acuerdo a los estándares internaciones pautados por la norma ISO 54001. “La cual incluye aspectos desde el instrumento de votación, registro, la logística, el financiamiento y la resolución de conflictos” .

En cuanto a la manera de llevar el debate, para consensuar una fórmula que sea transparente ante la opinión pública y la Asamblea Nacional, debe poner empeño en la designación de 8 de los rectores y no solo de 5 principales, incluso dejar claro que los individuos que integren el Comité de Postulaciones deben ser personas serias que no obedezcan a lineamientos políticos; “serían árbitros de árbitros” los 10 representantes de la sociedad civil que se unen a los 11 diputados en este Comité buscarían garantizar el contrapeso institucional, en esto pero tampoco se debe obviar que una vez instalada la nueva directiva del CNE es necesario discutir el nombramiento de nuevos directores de línea y de las oficinas regionales.