Aníbal Sánchez: “Un Nuevo CNE puede ser Oportunidad para el Gobierno, Riesgo para la Oposición y Debilidad al Sistema”

Foto cortesía

Un mes antes, era inimaginable la participación del bloque parlamentario del PSUV en el proceso de designación del Comité de Postulaciones Electorales, y mucho menos que acordara la integración de al menos cuatro de los onces concejales que conforman la Comisión Preliminar, que conjuntamente con el nombre de otros diez (10) integrantes seleccionados, entre los presentados por la sociedad civil, elegirán los nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE), pues al parecer las discusiones y debates han llevado que lo más conveniente sería nombras de nuevo todos los integrantes, incluso se ha podido conocer que existiría hasta la posibilidad de plantear las renuncias para facilitar el proceso.

Esta actuación o decisión no puede ser vista como un signo de debilidad, pues podría ser parte de una táctica, que más allá de asegurar tiempo, podría guiarnos por una ruta electoral, que en primera intención no sería la esperada por un sector del mundo opositor; sin que esto signifique pérdida del control del proceso, pues podrían apostar a la falta de entendimiento y poder de consensuado por parte de la oposición que requería siempre de la votación de los 2/3 de integrantes de la Asamblea Nacional (AN) para normar los rectores del CNE.

El que el PSUV participe en la constitución de la Comisión Preliminar del Comite de Postulaciones y proponga 4 de los 11 diputados miembros, no implica el reconocimiento del Legislativo, así lo ha expresado el diputado Torrealba como vocero de este grupo, ya que desde la Asamblea Nacional Constituyente se espera el nombramiento de la “comisión de enlace”, que fungirá como mediador entre el chavismo y la oposición. Por lo que podría darse el caso de que se convierta en una especie de Comité de Postulación paralelo al de la AN.

Lo que podría facilitar o entorpecer la renovación del CNE, que según la Ley del Poder Electoral puede finalizar en unos 100 días, la fase del Comité de Postulaciones puede llevarse a cabo en 25 días, mientras que el nombramiento de rectores otros 75 días, hasta llegar a la votación con las dos terceras partes de los diputados miembros de la AN. “Se ha convertido en un juego en múltiples escenario que van desde el Parlamaneto Nacional, la Comisión Preliminar, la Mesa de Diálogo, la Comisión de enlace de la ANC y el mismo TSJ, donde las necesidades, presiones y temores podrían incidir en el resultado”.

Algunos se preocupan por quienes participaran en la designación del Comité de Postulaciones Electoral, obviando a quienes dejaron de considerar o se excluyeron en la conformación de la Comisión Preliminar, y es que pareciera existe la necesidad del control y supervisión del proceso de renovación de CNE, la oposición expresada en el G4 instancia que agrupa a los partidos Accion Democratica, Un Nuevo Tiempo, Primero Justicia y Voluntad Popular se impusieron con 7 de los 11 diputados miembros de la Comisión Preliminar y, desde esa oposición, influir en la selección de los otros 10 miembros, entre los propuestos por la sociedad civil.

La convocatoria para los representantes de la sociedad civil interesados en pertenecer a este Comite, debe iniciarse en esta última semana del mes de noviembre. En la acera del Oficialismo, siempre tienen como última carta y garantía, el TSJ. Si la jugada después de los acuerdos en la Mesa de Diálogo, en la comisión de enlace de ANC con directiva de la AN no da los resultados, el nombramiento de nuevos rectores podría salir desde el TSJ “pero esto se dejaría correr hasta la etapa de la votación en plenaria” cuando la propuesta debe contar del voto afirmativo de las dos terceras partes.

Oportunidad para el Gobierno

Éstas jugadas en distintos escenarios no pueden ser analizadas como hechos aislados, recuerden que para el Oficialismo es importante sacar el tema de una consulta nacional para presidente, de los primeros puntos en la agenda, y la inclusión del tema Elección Parlamentaria le brinda esta oportunidad al tiempo que deja la posibilidad de que puedan hacerse de la mayoría de los escaños en la Asamblea Nacional, desapareciendo el conflicto de poderes y despojando a la oposición de una posición que le ha permitido el reconocimiento internacional; hechos que después de enero del 2016 muchos creían improbable son ahora una amenaza.

El riesgo para la Oposición

La directiva de la AN y partidos políticos (G4) asumieron el reto de tener la presencia del PSUV en la AN y que actuarán en la designación de los nuevos rectores del CNE, como ha debido ser en respeto del juego democrático, aunque esto le ocasione fricciones internas, pérdida de credibilidad y la aceptación en buena parte del mundo opositor. “La oposición mantiene los pocos espacios de encuentro y debate entre los sectores más graduales y actores políticos moderados” y desde ahí intentaron alertar, fundamentar denuncias, demostrar hechos e incluso acrecentar fisuras entre las estructuras que no solo dan sustento sino que se aferran al poder.

La debilidad para el Sistema Electoral

Cualquiera que sea la resulta en el nombramiento de nuevas autoridades del CNE tendrán sus distractores y traerá inconformidades, de ahí que cuando se me consulta (@anibalsanchez) “sobre el escenario ideal, me limito a manifestar que el mejor sería el consensuado, no creo en eso de equilibrios de números de rectores 2/2/1 o incluso de 4 a 4 si consideramos los suplentes que se incorporan en los organismos subalternos, porque esto implícitamente lleva a que existen parcelas o cuotas, igual pasa con el tener Elecciones Libres o Justas un nuevo CNE, es solo el inicio de lograr un sistema más competitivo, pero hay que discutir sobre garantías y condiciones”.

Un tema que había sido coincidente en las protestas, peticiones internacionales, en las agendas de negociación, se podría convertir en un bumerán político pues el tener un nuevo CNE donde participó el oficialismo en su constitución y decisión, podría ser visto por la opinión pública como una especie de colaboración entre factores, y esto desde ya debe ser alertado pues comunicacionalmente está la amenaza.